Audacia Comunicación | Lo que NO hay que hacer en protocolo
2999
post-template-default,single,single-post,postid-2999,single-format-standard,qode-core-1.0.2,ajax_fade,page_not_loaded,,capri-ver-1.8, vertical_menu_with_scroll,smooth_scroll,blog_installed,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2.1,vc_responsive

Lo que NO hay que hacer en protocolo

Podría ser incluso una broma por lo nefasto de este error en protocolo. Y es que a la hora de organizar un acto es tan importante el mensaje que queremos transmitir como los propios invitados. ¿Es que acaso alguien puede olvidarse de que nuestros invitados son los verdaderos prescriptores del mensaje o que los medios de comunicación son los profesionales que nos dan voz?

No sabemos a ciencia cierta a quién se dirigía la leyenda que indica “otras personas” junto al cartel de autoridades, pero lo cierto es que esta imagen publicada en un medio de comunicación segoviano y que ya empieza a moverse por las redes sociales, evidencia un error fatal en la organización de un evento, más aún cuando las imágenes corporativas de alguno de los encargados de organizar el acto aparecen detrás del cartel. Un evento pensado y ejecutado con la más exquisita de las precisiones puede convertirse en todo un fiasco por detalles como este.

En este caso aquellas “otras personas” pueden sentirse menospreciadas y promover mala publicidad de nuestro evento tirando por tierra el trabajo en el que se ha involucrado todo un equipo. Junto a la imagen publicada,  el diario hace referencia a la película ‘Atraco a las tres’ en la que el personaje Fernando Galindo, un cajero de banco encarnado por José Luis López-Vázquez, señalaba “Conserje ¡que todavía hay clases!”. Junto a este ejemplo, la sección lamenta que “todavía hay quienes diferencias clases” y critican el “torpe protocolo”.

Con sorna, el texto también señala que “basta cambiar personas por ‘populacho'” y en el mismo sentido otras reacciones en redes sociales prefieren cambiar ese “otras personas” por “mindundis” o “plebeyacos”. En definitiva, promover que nuestros invitados se encuentren a gusto y disfruten del acto es una parte esencial más de ese engranaje que es el protocolo. Ténganlo en cuenta, queridos encargados de organizar eventos.

No hay comentarios

Publicar un comentario