Audacia Comunicación | Cuando el objetivo capta historias del comercio de “toda la vida”
3366
post-template-default,single,single-post,postid-3366,single-format-standard,qode-core-1.0.2,ajax_fade,page_not_loaded,,capri-ver-1.8, vertical_menu_with_scroll,smooth_scroll,blog_installed,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1.1,vc_responsive

Cuando el objetivo capta historias del comercio de “toda la vida”

¿Es posible que el encanto y la magia del pequeño comercio compita con la personalidad “en serie” de las grandes superficies?. La experiencia, sabiduría y trato cercano de los tenderos de barrio han dejado paso en muchas ocasiones a dependientes sin conocimiento que no ven clientes sino mercancías. Para perpetuar las historias de estos supervivientes de supermercados, centros comerciales y comercios de ‘todo a 100’, el fotógrafo Harold Abellán ha decidido inmortalizar con su cámara las tiendas más emblemáticas de Banyoles (Girona).

A pesar de su juventud, el fotógrafo ya recuerda algunos comercios como “los de toda la vida” y ahora ellos le han abierto sus puertas para dejarse retratar. “Forman parte de nuestra vida diaria, los vemos cuando vamos a comer, a comprar, a pasear…y  luego no nos damos cuenta, ¡pero desaparecen!”. Así lo explica este captador de momentos con el aire bohemio de quien ya echa en falta algunos negocios que le han acompañado durante su crecimiento. Su cámara, su visión y profesionalidad han servido para perpetuar imágenes de la croissanteria -a punto de cerrar- en la que ha pasado muchas tardes entre napolitanas de chocolate recién hechas  y partidas de cartas. Esta es, por cierto, la primera fotografía de este trabajo. Tampoco falta la conocida Fonda Comas con sus habitaciones y pasillos que respiran historias o el puñado de momentos vividos en la barra del bar.

1506135_10151786975231653_156067792_oAunque la triste realidad relata la historia de un comercio tradicional que languidece, Harold Abellán narra otra muy diferente. Una historia de colores vivos, detalles que encierran historias para no olvidar o anécdotas de lo más curiosas que persisten para reavivar el latido de estos negocios en futuras generaciones. Son  rostros e historias  como la de Josep Torrent, que con 63 años cotizados en la Seguridad Social, recibió la Medalla de Oro al Mérito del Trabajo por ser la persona que más ha cotizado en el Estado español. O quizás otras más anónimas como las de la tendera de chucherías de la infancia. “Cada historia es un pequeño mundo”, confiesa Abellán.

¿Qué encerrarán esas paredes que continúan embrujando a cientos de clientes satisfechos? El trato cercano, su pasión por el trabajo o el reflejo del paso del tiempo…Harold Abellán sorprende por un impecable trabajo comprometido con el pequeño comercio, motor económico durante décadas de muchas poblaciones de nuestro país. ¿No son los disparos del fotógrafo un grito contra el imperio de los grandes comercios?, ¿estamos ante el triste fin de la tienda de toda la vida?. El homenaje a estos incansables no ha hecho nada más que comenzar y ya ha tenido su repercusión en algunos medios de la zona. Bienvenido a tu tienda de toda la vida.

1781466_10151818812061653_579187860_o

No hay comentarios

Publicar un comentario