Audacia Comunicación | El papel de los voluntarios en los eventos
3559
post-template-default,single,single-post,postid-3559,single-format-standard,qode-core-1.0.2,ajax_fade,page_not_loaded,,capri-ver-1.8, vertical_menu_with_scroll,smooth_scroll,blog_installed,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2.1,vc_responsive

El papel de los voluntarios en los eventos

Ellos “son los que realmente hacen Titirimundi” o al menos así lo señala la propia organización en sus redes sociales año tras año. El trabajo desarrollado por los voluntarios en el Festival Internacional de Títeres de Segovia es un ejemplo claro de cómo su participación desinteresada vertebra la celebración de grandes eventos.

Viven la celebración de actos desde el backstage y su empeño se convierte en los brazos, piernas y cerebro de los organizadores, quienes aún no han conseguido el don de la omnipresencia. Dedican su tiempo libre al desinteresado trabajo de ayudar y por lo tanto, de llevar a cabo nuestro evento. Tenedlo claro, en muchas ocasiones sin ellos no se podría trabajar y la ejecución sería impensable.

Es por ello que una gran parte de nuestra responsabilidad como organizadores de eventos pasa en primera instancia por asegurar el buen trabajo de los voluntarios. Mimar en todo momento esta labor es esencial para incentivar sus tareas y tratarlos como parte del equipo y no como meros ayudantes, vital para su colaboración.

“Los voluntarios le ponen un entusiasmo, una voluntad y una alegría al festival que contagian tanto al grupo de artistas como a la propia ciudad. Son fundamentales. Además son jóvenes que yo espero se conviertan en futuros espectadores, conocedores y futuros expertos en teatro de títeres”, señalaba el director de Titirimundi, Julio Michel, en la reunión de coordinación con los cerca de 100 voluntarios que se dan cita en estas fechas. En 2013, fueron 112 en concreto, y la mitad de ellos se apuntaron en dos días. Un claro ejemplo de compromiso y apuesta por un festival repleto de magia e ilusión.

Además, serán ellos en gran parte la imagen de nuestro evento, las caras visibles de la entidad organizadora, por lo que una cara feliz siempre ayudará a trasladar nuestro mensaje de una forma más eficaz. Mantenerlos informado de nuestras actividades, no solo requerir su ayuda en momentos concretos, e incluso invitarles a participar en otras actividades lúdicas, también puede servir de gran ayuda.

Por supuesto, también es vital dedicarle tiempo previamente a perfeccionar con ellos la estrategia a seguir durante la celebración de un evento para que todo salga según lo planeado. Un equipo mal informado puede echar por tierra lo preparado durante meses por lo que tendremos que gestionar la información y las dudas de modo que se queden en el tintero el menor número de flecos sueltos posibles.

Según el único censo de voluntariado cultural de Segovia, el 56,8 por ciento de las actividades culturales que se llevaron a cabo el año 2012 contaron con participantes de la Plataforma de Voluntariado Cultural -perteneciente a la Concejalía de Cultura del Ayuntamiento de Segovia- que aglutina a más de 400 inscritos. El estudio indica que fueron un total de 362 los voluntarios que se involucraron en la celebración de los 13 eventos culturales de mayor envergadura programados por diferentes organizaciones en la capital del Acueducto.

Con una crisis azotando por todas las partes el sector de los organización de eventos, ¿podrían acaso celebrarse tantos actos sin la ayuda de los voluntarios?. Sinceramente creemos que no pero, ¡cuidado!, ¿dónde está la linea entre el trabajo del voluntariado y el del contratado? Sin duda es un tema para debatir y analizar, aunque en ningún momento podemos abandonar la concepción de un voluntariado, es decir, la de una persona que, por elección propia, dedica una parte de su tiempo a una acción, sin ser obligado ni recibir remuneración por ello.

 

Imagen: Facebook de Titirimundi 
No hay comentarios

Publicar un comentario