Audacia Comunicación | Cuando una sola manifestación fastidia todo un mensaje medido
3555
post-template-default,single,single-post,postid-3555,single-format-standard,qode-core-1.0.2,ajax_fade,page_not_loaded,,capri-ver-1.8, vertical_menu_with_scroll,smooth_scroll,blog_installed,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1.1,vc_responsive

Cuando una sola manifestación fastidia todo un mensaje medido

Imagen de Miguel Arias Cañete y Elena Valenciano/ EFE

No son pocos los esfuerzos que gabinetes de comunicación, agencias y profesionales hacen para que los clientes sean capaces de llegar a su público, siempre con un objetivo establecido previamente por ambas partes. Las estrategias se estudian, plantean, corrigen, se vuelven a pensar e incluso en muchas ocasiones son ensayadas para conseguir ‘dar en el clavo’.

En comunicación, el directo es esencial a la hora de ofrecer un mensaje, trabajamos con el ahora y no hay marcha atrás. De hecho, cada vez son más las personas que se especializan en oratoria, técnicas de expresión oral y asesoramiento de imagen para lograr la emisión de mensajes claros, directos y eficaces.

En plena campaña electoral para los comicios europeos los dos partidos mayoritarios españoles, PP y PSOE, han contado con conocidas agencias para reforzar sus mensajes. Según una información recogida por el portal Marketing Directo, los ‘populares’ han confiado en El Laboratorio para su campaña, mientras que el PSOE ha optado por Atlantis Multimedia.

Pero, ¿qué pasa si esos mensajes van acompañados de errores que ensombrecen su contenido?. Pocas personas se quedarán con ellos. De ahí deriva la vital importancia de trasladar al cliente la necesidad de asumir la parte del trabajo que le corresponde. En muchas ocasiones, no podemos hablar por ellos en el directo, sino que en su propia personalidad recae conducir el mensaje a buen puerto.

Y de repente. Declaraciones que ensombrecen toda una estrategia. Es el caso del exministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente y candidato al Parlamento Europeo, Miguel Arias Cañete, quien declaraba después del debate con la socialista Elena Valenciano que: ‘El debate con una mujer es complicado. Si la acorralas, es machista’.

Sin entrar en consideraciones políticas, ni en los argumentos esgrimidos por ambas partes durante el debate televisado por TVE, lo cierto es que ese comentario ha centrado la atención posterior al duelo entre el popular y la socialista, incluso cuando también se habló del nerviosismo de Valenciano al comenzar el encuentro. ‘Arias Cañete dice que fue benévolo con Valenciano para no parecer machista’, titulaba El País, en la misma linea que la mayoría de medios de comunicación españoles.

Jarro de agua fría para ese asesor de comunicación que ha negociado, ha trabajado incansablemente en el discurso, ha medido las palabras o la postura e incluso los tiempos. Por aquello de que ‘por la boca muere el pez’, hagan caso de sus asesores  y sean prudentes, aunque sea únicamente por no echar por tierra el arduo trabajo previo.

No hay comentarios

Publicar un comentario